Martes, 03 Mayo 2016 19:27

Los 'videojuegos serios' crean nuevas experiencias educativas

El uso de videojuegos con fines educativos, los denominados juegos serios, ha crecido mucho en la última década, convirtiéndose en una opción popular en la enseñanza básica, la formación empresarial o incluso la terapia. 

 

Un informe de la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDII), realizado por profesores de la Universidad Complutense de Madrid, señala que los principios de diseño de los videojuegos los hacen idóneos para la educación: están diseñados para mantener el nivel de desafío y la atención del jugador. Además logran un aprendizaje diferente ya que no se basan en memorizar sino en aprender y aplicar el conocimiento en un entorno seguro y en el que el que el fracaso es aceptable. 

Lo que nació en los años 80 como una idea aislada se ha convertido en una línea de trabajo con una facturación elevada, tasas de crecimiento superiores incluso a las de la industria global del videojuego, y un apoyo institucional como tecnología emergente. 

Los autores del informe, resumido en la web Informa+ica es más, de la CODDII, son Baltasar Fernández Manjón, Pablo Moreno-Ger, Manuel Freire e Iván Martínez-Ortiz. 

Tipos 

El término Juegos Serios se puede aplicar a todos los juegos y simulaciones con un fin distinto al entretenimiento. Por ejemplo, Carlos, Rey Emperador (asociado a la serie de televisión homónima de RTVE), además de tener mecánicas de juego de entretenimiento, cumple dos funciones adicionales: mantener el interés por los eventos de la serie y experimentar y aprender la historia de España de una manera alternativa. 

Los juegos serios centrados en formación se pueden usan como complemento o medio alternativo para adquirir conocimientos de un programa de enseñanza formal, en asignaturas tales como Matemáticas, Ética, Conocimiento del Medio o idiomas. 

También hay juegos serios de tipo laboral: para entrenar a operarios de maquinaria pesada o técnicos de laboratorio, o los simuladores de vuelo de los pilotos. Muchos ejércitos usan juegos serios para entrenar a sus soldados. 

Los juegos orientados a la resolución de problemas se usan para desarrollar habilidades de toma de decisiones en entornos empresariales, o como entrenamiento multicultural para la resolución de conflictos. 

También hay juegos serios orientados a terapia, donde se busca una modificación de la conducta o las reacciones de los jugadores; por ejemplo, para tratar la dislexia, vencer una determinada fobia o enfrentarse mejor a una enfermedad como el cáncer, como con el juego Re-Mission.